Articles

English
Articles

Ecoturismo en el bosque tropical de Campeche: el ejemplo de la Cooperativa El Hormiguero

March 12, 2019
Siguiendo nuestro recorrido por las comunidades de la Península de Yucatán llegó el momento de visitar un nuevo estado: Campeche, al sur de la península.

Para llegar a la cuarta comunidad en nuestro itinerario con Totonal, viajamos en bus desde Tulum a Chetumal y de allí a Xpujil, cabecera del municipio de Calakmul. En este municipio se encuentra la Reserva de la Biósfera de Calakmul, la mayor reserva mexicana de bosque tropical,  con 723 185 hectáreas de extensión y Patrimonio UNESCO mixto de la humanidad desde el 2002.
Aquí visitamos Eugenio Echeverria Castellot II, una pequeña localidad de 250 habitantes que han llegado de distintos estados mexicanos como Chiapas y Tabasco y pertenecen en su mayoría a la etnia chol, relacionada a los mayas. La comunidad se encuentra estratégicamente ubicada dentro del área de amortiguamiento de la reserva y a sólo 7 km del sitio arqueológico El Hormiguero.

En 2004 un grupo de habitantes de la comunidad decidieron formar la cooperativa El Hormiguero, con el objetivo de proveer actividades turísticas que generaran un ingreso económico extra, pero a la vez protegieran el medio ambiente y fomentaran su apreciación. Con el apoyo de entidades como la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), construyeron primero el restaurant, luego 3 cabañas dobles a las que le siguieron 3 cabañas cuádruples para completar el Centro Ecoturístico El Hormiguero.

Las cabañas son amplias y confortables, construidas con maderas locales y con una galería exterior que permite disfrutar las vistas. El restaurant ofrece un servicio de primer nivel, gracias a capacitaciones realizadas con un hotel de la zona, coordinadas por la Fundación Haciendas del Mundo Maya. Este entrenamiento permitió a las mujeres de la cooperativa adquirir experiencia en presentación de platos y servicio al cliente. Poco a poco fueron sumando actividades y tours, siempre basados en el respeto por el patrimonio natural.

Hoy en día su oferta incluye recorridos en bicicleta y a pie por senderos propios para observar flora y fauna típica de la zona, así como la visita a huertos orgánicos de las familias de la comunidad, que a su vez abastecen de productos frescos al restaurant. Durante la temporada de cosecha del chile jalapeño, los visitantes tienen la oportunidad única de conocer más sobre su proceso de producción que empieza en noviembre con la cosecha y continúa en diciembre y enero con el secado y ahumado usando técnicas ancestrales. Finalmente, en febrero se prepara la famosa salsa Chipotle que luego se distribuye a otras partes del país.

Visita a zona arqueológica El Hormiguero

Una de las actividades imperdibles es la visita al sitio arqueológico El Hormiguero, que toma su nombre de un campamento chiclero que existía en la zona en la década de los 30. La excursión inicia con un recorrido de 7 km en bicicleta desde las cabañas por una carretera prácticamente intransitada. De camino se hace una parada para avistar aves y cocodrilos en la laguna El Milagro y luego se continua hacia el campamento, donde lo espera un suculento desayuno para reponer energía y empezar la caminata interpretativa rumbo a las ruinas de Hormiguero.

El estilo arquitectónico de este sitio se conoce como Rio bec y se caracteriza por el acabado redondeado de sus esquinas y por una abundante decoración con diseños geométricos y mascarones. Este mismo estilo puede observarse en otros sitios cercanos, como Xpujil, Becan y Chicaná.  El Hormiguero es un sitio aún poco explorado y podrás tenerlo prácticamente para ti sólo! Para los más aventureros, existe la posibilidad de pasar la noche en el campamento.

El ecoturismo“, como nos cuenta Aureliano Gómez Gómez, guía de naturaleza e integrante de la cooperativa, “es una excelente oportunidad de generar empleo e ingresos económicos para los jóvenes, evitando que abandonen la comunidad“. Además, “el intercambio de ideas y experiencias entre los locales y los visitantes es muy enriquecedor, ampliando el conocimiento de ambas partes”, agrega Aureliano. Muchos estudiantes y científicos vienen a explorar el área por largos períodos de tiempo, para aprender sobre su flora y fauna, y la información que generan puede ser muy valiosa para que luego la compartan los guías como Aureliano.

La conservación del medio ambiente es prioridad en esta comunidad. Por este motivo, 1005 hectáreas del ejido están protegidas y las tareas de mantenimiento y reforestación se reparten entre todos los ejidatarios. A tal fin, han recibido apoyo de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) a través de un programa de pagos por servicios ambientales y parte de esta área protegida se puede apreciar en los recorridos a pie o en bicicleta que ofrece la cooperativa. A su vez, cada ejidatario destina una parte de su terreno a la conservación, sembrando árboles de especies nativas.

El Hormiguero forma parte de Visit Calakmul, una iniciativa de Pronatura Península de Yucatán, que busca dar a conocer la oferta turística de 5 comunidades del municipio de Calakmul a través de una promoción y comercialización conjunta. Además de Eugenio Echeverría Castellot II, forman parte de la marca las comunidades de La Mancolona, Valentín Gómez Farias, Cristobal Colón y 20 de Noviembre. Visit Calakmul promueve estas iniciativas a través de una oficina turística en Xpujil, su página web y redes sociales, lo cual es de gran ayuda ya que la falta de visibilidad online suele ser el principal reto de los proyectos de turismo rural comunitario.

La Cooperativa El Hormiguero es una excelente opción para quienes buscan descubrir el lado menos explorado de la Península de Yucatán. Una de las comunidades más pequeñas que hemos visitado, con su biodiversidad única, numerosos sitios arqueológicos y experiencia gastronómica maravillosa, que espera a los visitantes para compartir su cultura y patrimonio.

  • Like this story? Share it!